Filtrar por

Preocupación

Filtro

Antiarrugas y antiedad

La piel es nuestra carta de presentación, y el rostro lo primero que ven de nosotros. Dentro del cuidado de la piel, limpiar nuestra cara a diario no es suficiente. Nuestro rostro necesita que lo m... Más

La piel es nuestra carta de presentación, y el rostro lo primero que ven de nosotros. Dentro del cuidado de la piel, limpiar nuestra cara a diario no es suficiente. Nuestro rostro necesita que lo mimemos y que le demos un extra de hidratación. Las cremas hidratantes faciales son un imprescindible dentro de la belleza diaria, porque una buena crema hidratante facial retiene el agua y protege a la piel de las agresiones externas como puede ser el sol, el viento o el frío. Además, una piel sana, hidratada y protegida es una piel elástica, flexible y visiblemente más joven. ¡Escoge las mejores cremas antiarrugas y antiedad que vayan mejor a tu tipo de piel!

Mostrando 1 - 12 de 439 productos

VER MÁS PRODUCTOS

A partir de los 30 tu piel necesita que la cuides y la mimes como se merece. Con el paso del tiempo pierde elasticidad, firmeza y también parte de su reserva natural de agua. ¡No falla...

A partir de los 30 tu piel necesita que la cuides y la mimes como se merece. Con el paso del tiempo pierde elasticidad, firmeza y también parte de su reserva natural de agua. ¡No falla! Un día te levantas y ¡zas!, esas líneas de expresión casi imperceptibles se han convertido en arrugas profundas. No obstante, hay que tener en cuenta que una piel joven no tendrá las mismas necesidades que una piel madura, pero ambas encontrarán su salvación en el mismo tipo de cosmético: las cremas antiarrugas y antiedad. 

 

¿Qué ingredientes llevan las mejores cremas antiarrugas?

  • Ingredientes activos. Algunos como el ácido hialurónico se han convertido en todo un must. No obstante, fíjate que contenga otros como el retinol o la coenzima Q10. 
  • La concentración. Esa es otra. Que incluya ingredientes activos no significa que el porcentaje sea alto. Comprueba que sea suficiente para tus necesidades. 
  • Vitamina C. Es un componente que reduce manchas, refuerza la barrera cutánea y le dará luminosidad y brillo a tu piel. 
  • Factor solar (SPF). Ante esto no escatimes. Tu crema debe ser capaz de protegerte de los factores externos que puedan ser perjudiciales para tu piel. Desde el sol hasta la radiación que desprenden las pantallas de nuestros ordenadores. Evitarás la aparición de manchas y el envejecimiento prematuro. 

 

Cómo cuidar la piel a cada edad

 

A los 30

La prevención es la clave de todo. Ayuda a tu piel a retener la hidratación en la piel y seguir luchando contra el envejecimiento prematuro. Como ingredientes milagrosos, apuesta por aquellos cosméticos con ácido hialurónico para hidratar y vitamina C para aportar luminosidad. Además, no apliques la misma crema de noche que de día. Por la noche, son una buena opción los retinoides. Es el mejor activo preventivo. Tampoco olvides el contorno de ojos. A partir de los 25 se vuelve todo un imprescindible, ya que la piel deja de producir colágeno de forma natural.

 

A los 40

A esta edad, la piel pierde elasticidad y luminosidad. Las arrugas comienzan a ser más visibles y los signos de fatiga se hacen más evidentes. ¡No permitas que el paso del tiempo haga mella en tu piel! Escoge cosméticos con retinol, coenzima q10 y un complejo vitamínico que estimule la producción de elastina de la piel. ¿Un secreto? El booster se convertirá en tu mayor aliado.

 

A partir de los 50

Las pieles maduras son algo más difíciles de tratar, pero nada que no se pueda solucionar con una buena elección de productos. A partir de los 50 años, la dermis se vuelve flácida, se hunde y deja de producir colágeno y elastina de forma natural. Eso, sumado a factores como la menopausia, pueden causar estragos en tu piel. Para evitarlo, apuesta por hidratantes densas que ataquen a los diferentes tipos de arrugas y que potencien tu mejor versión.

 

Activos antiedad (con resultados milagrosos)

 

Ácido hialurónico para hidratar tu piel

El ácido hialurónico (AH) es un polisacárido del tipo de glucosaminoglucano (es decir, un tipo de azúcar) que todos tenemos en nuestra piel de forma natural. Sus propiedades parecen mágicas. Una molécula de ácido hialurónico puede soportar hasta 1.000 veces su peso en agua y un gramo hasta seis litros de agua. Esa es una de las razones que lo han convertido en el ingrediente estrella de la cosmética y la medicina estética ya que tiene la capacidad de rellenar arrugas y rejuvenecer el aspecto.

 

Ácido glicólico, adiós a las células muertas

Perteneciente al grupo de los  alfahidroxiácido (AHA), se utiliza para tratar pequeñas arrugas, la dermis que ha sido dañada por el sol o aquella que carece de luminosidad. Además, también se utiliza para exfoliaciones químicas que eliminan las células muertas de nuestro rostro que obstruyen los poros y facilitan la aparición de imperfecciones.

 

Ácido kójico para eliminar las manchas 

Su principal función es disminuir, y de forma eficaz, las manchas de  la piel, incluida las más oscuras. Además, eso no es todo, porque funciona como antioxidante y antibacteriano. Estas potentes propiedades lo han llevado a convertirse en uno de los ingredientes más usados en cosmética y dermocosmética.

 

Retinol, el todo en uno antiedad

No es un activo para todo el mundo. Si no lo usas bien o tienes la piel sensible, puede irritar tu piel. Una vez sabes esto, ¡es el activo antiedad milagroso favorito por excelencia, y no nos extraña! El retinol forma parte de los retinoides, un grupo de sustancias derivadas de la vitamina A y cuya principal característica es que son capaces de transformar la piel por su alto poder antioxidante y antiedad. Esta molécula, a través de ciertos mecanismos complejos que ocurren en el núcleo de las células, puede modificar el funcionamiento y el crecimiento de las células de la piel. Además, también reduce la pigmentación en la piel (debido, en parte, a su potencial antioxidante) y regenera el colágeno. ¿Parece un milagro, verdad? 

 

Vitamina C, el combo antioxidante que tu piel necesita

La Vitamina C es sobre todo conocida por sus propiedades antioxidantes, ya que nos protege frente a agresiones externas que provocan el envejecimiento de la piel. Gracias a la Vitamina C nuestra piel lucirá más luminosa y saludable. Además, disminuye la hiperpigmentación y estimula la síntesis del colágeno reduciendo así las arrugas y reafirmando la piel.

 

Niacinamida, adiós a las arrugas, hola a la luminosidad

Es un ingrediente que funciona como antioxidante, ya que protege a nuestra piel del estrés oxidativo y de aquellos rostros que están más expuestos a factores externos que puedan dañar la barrera cutánea; reduce el acné gracias a sus propiedades antiinflamatorias y seborreguladoras; mejora el tono de la piel y refuerza la barrera cutánea.

 

Colágeno para dar firmeza y elasticidad

Nuestra piel va perdiendo firmeza conforme pasan los años, haciéndose que se vea flácida y hundida. Además, a partir de los 25 años, nuestro cuerpo deja de producir este activo de forma natural, por lo que se vuelve todo un imprescindible usar cosméticos que estimulen su producción para un rostro firme y elástico.

 

¿Qué activos para la piel NO debo mezclar?

Hay activos que son completamente incompatibles. Por lo que, por nada del mundo, deberías mezclarlos, ya que pueden perder efectividad, anularse o, en el peor de los casos, causarte irritaciones, molestias o picores.

 

  • Vitamina C y cualquier AHA. ¿La razón? Se neutralizan. No se llevan bien. Los AHA tienen propiedades exfoliantes, por lo que son muy agresivos. Si eso lo mezclas con el poder antioxidante de la vitamina C… El resultado es nulo.
  • Retinol y cualquier AHA. ¿Quieres evitar irritaciones? Evita esta combinación. Ambos activos son muy agresivos, por lo que tu piel no lo soportará. Se resecará, le saldrán escamas y, en el peor de los casos, dermatitis.
  • Ácido glicólico + retinol. No se soportan. Pero cada uno por separado funciona a la perfección, por lo que no cunda el pánico.
  • Niacinamida y cualquier ácido o vitamina C. ¡Evítalos! Ni vitamina C, ni ácido ascórbico, ni salicílico, ni láctico, ni kójico, ni ningún otro ácido encaja bien con la niacinamida. Esa mezcla provoca irritación. Por lo que, mejor no lo pruebes.
  • Aceites faciales y ácido hialurónico. Es uno de los errores más comunes en las rutinas de belleza. ¡No lo hagas! Las propiedades de los aceites hacen que el ácido hialurónico no pueda penetrar en la piel. Es inútil aplicarlos después. Por lo que, si vas a usarlos, primero aplica el ácido hialurónico y después el aceite esencial.

 


 

 

A partir de los 30 tu piel necesita que la cuides y la mimes como se merece. Con el paso del tiempo pierde elasticidad, firmeza y también parte de su reserva natural de agua. ¡No falla! Un día te levantas y ¡zas!, esas líneas de expresión casi imperceptibles se han convertido en arrugas profundas. No obstante, hay que tener en cuenta que una piel joven no tendrá las mismas necesidades que una piel madura, pero ambas encontrarán su salvación en el mismo tipo de cosmético: las cremas antiarrugas y antiedad. 

 

¿Qué ingredientes llevan las mejores cremas antiarrugas?

  • Ingredientes activos. Algunos como el ácido hialurónico se han convertido en todo un must. No obstante, fíjate que contenga otros como el retinol o la coenzima Q10. 
  • La concentración. Esa es otra. Que incluya ingredientes activos no significa que el porcentaje sea alto. Comprueba que sea suficiente para tus necesidades. 
  • Vitamina C. Es un componente que reduce manchas, refuerza la barrera cutánea y le dará luminosidad y brillo a tu piel. 
  • Factor solar (SPF). Ante esto no escatimes. Tu crema debe ser capaz de protegerte de los factores externos que puedan ser perjudiciales para tu piel. Desde el sol hasta la radiación que desprenden las pantallas de nuestros ordenadores. Evitarás la aparición de manchas y el envejecimiento prematuro. 

 

Cómo cuidar la piel a cada edad

 

A los 30

La prevención es la clave de todo. Ayuda a tu piel a retener la hidratación en la piel y seguir luchando contra el envejecimiento prematuro. Como ingredientes milagrosos, apuesta por aquellos cosméticos con ácido hialurónico para hidratar y vitamina C para aportar luminosidad. Además, no apliques la misma crema de noche que de día. Por la noche, son una buena opción los retinoides. Es el mejor activo preventivo. Tampoco olvides el contorno de ojos. A partir de los 25 se vuelve todo un imprescindible, ya que la piel deja de producir colágeno de forma natural.

 

A los 40

A esta edad, la piel pierde elasticidad y luminosidad. Las arrugas comienzan a ser más visibles y los signos de fatiga se hacen más evidentes. ¡No permitas que el paso del tiempo haga mella en tu piel! Escoge cosméticos con retinol, coenzima q10 y un complejo vitamínico que estimule la producción de elastina de la piel. ¿Un secreto? El booster se convertirá en tu mayor aliado.

 

A partir de los 50

Las pieles maduras son algo más difíciles de tratar, pero nada que no se pueda solucionar con una buena elección de productos. A partir de los 50 años, la dermis se vuelve flácida, se hunde y deja de producir colágeno y elastina de forma natural. Eso, sumado a factores como la menopausia, pueden causar estragos en tu piel. Para evitarlo, apuesta por hidratantes densas que ataquen a los diferentes tipos de arrugas y que potencien tu mejor versión.

 

Activos antiedad (con resultados milagrosos)

 

Ácido hialurónico para hidratar tu piel

El ácido hialurónico (AH) es un polisacárido del tipo de glucosaminoglucano (es decir, un tipo de azúcar) que todos tenemos en nuestra piel de forma natural. Sus propiedades parecen mágicas. Una molécula de ácido hialurónico puede soportar hasta 1.000 veces su peso en agua y un gramo hasta seis litros de agua. Esa es una de las razones que lo han convertido en el ingrediente estrella de la cosmética y la medicina estética ya que tiene la capacidad de rellenar arrugas y rejuvenecer el aspecto.

 

Ácido glicólico, adiós a las células muertas

Perteneciente al grupo de los  alfahidroxiácido (AHA), se utiliza para tratar pequeñas arrugas, la dermis que ha sido dañada por el sol o aquella que carece de luminosidad. Además, también se utiliza para exfoliaciones químicas que eliminan las células muertas de nuestro rostro que obstruyen los poros y facilitan la aparición de imperfecciones.

 

Ácido kójico para eliminar las manchas 

Su principal función es disminuir, y de forma eficaz, las manchas de  la piel, incluida las más oscuras. Además, eso no es todo, porque funciona como antioxidante y antibacteriano. Estas potentes propiedades lo han llevado a convertirse en uno de los ingredientes más usados en cosmética y dermocosmética.

 

Retinol, el todo en uno antiedad

No es un activo para todo el mundo. Si no lo usas bien o tienes la piel sensible, puede irritar tu piel. Una vez sabes esto, ¡es el activo antiedad milagroso favorito por excelencia, y no nos extraña! El retinol forma parte de los retinoides, un grupo de sustancias derivadas de la vitamina A y cuya principal característica es que son capaces de transformar la piel por su alto poder antioxidante y antiedad. Esta molécula, a través de ciertos mecanismos complejos que ocurren en el núcleo de las células, puede modificar el funcionamiento y el crecimiento de las células de la piel. Además, también reduce la pigmentación en la piel (debido, en parte, a su potencial antioxidante) y regenera el colágeno. ¿Parece un milagro, verdad? 

 

Vitamina C, el combo antioxidante que tu piel necesita

La Vitamina C es sobre todo conocida por sus propiedades antioxidantes, ya que nos protege frente a agresiones externas que provocan el envejecimiento de la piel. Gracias a la Vitamina C nuestra piel lucirá más luminosa y saludable. Además, disminuye la hiperpigmentación y estimula la síntesis del colágeno reduciendo así las arrugas y reafirmando la piel.

 

Niacinamida, adiós a las arrugas, hola a la luminosidad

Es un ingrediente que funciona como antioxidante, ya que protege a nuestra piel del estrés oxidativo y de aquellos rostros que están más expuestos a factores externos que puedan dañar la barrera cutánea; reduce el acné gracias a sus propiedades antiinflamatorias y seborreguladoras; mejora el tono de la piel y refuerza la barrera cutánea.

 

Colágeno para dar firmeza y elasticidad

Nuestra piel va perdiendo firmeza conforme pasan los años, haciéndose que se vea flácida y hundida. Además, a partir de los 25 años, nuestro cuerpo deja de producir este activo de forma natural, por lo que se vuelve todo un imprescindible usar cosméticos que estimulen su producción para un rostro firme y elástico.

 

¿Qué activos para la piel NO debo mezclar?

Hay activos que son completamente incompatibles. Por lo que, por nada del mundo, deberías mezclarlos, ya que pueden perder efectividad, anularse o, en el peor de los casos, causarte irritaciones, molestias o picores.

 

  • Vitamina C y cualquier AHA. ¿La razón? Se neutralizan. No se llevan bien. Los AHA tienen propiedades exfoliantes, por lo que son muy agresivos. Si eso lo mezclas con el poder antioxidante de la vitamina C… El resultado es nulo.
  • Retinol y cualquier AHA. ¿Quieres evitar irritaciones? Evita esta combinación. Ambos activos son muy agresivos, por lo que tu piel no lo soportará. Se resecará, le saldrán escamas y, en el peor de los casos, dermatitis.
  • Ácido glicólico + retinol. No se soportan. Pero cada uno por separado funciona a la perfección, por lo que no cunda el pánico.
  • Niacinamida y cualquier ácido o vitamina C. ¡Evítalos! Ni vitamina C, ni ácido ascórbico, ni salicílico, ni láctico, ni kójico, ni ningún otro ácido encaja bien con la niacinamida. Esa mezcla provoca irritación. Por lo que, mejor no lo pruebes.
  • Aceites faciales y ácido hialurónico. Es uno de los errores más comunes en las rutinas de belleza. ¡No lo hagas! Las propiedades de los aceites hacen que el ácido hialurónico no pueda penetrar en la piel. Es inútil aplicarlos después. Por lo que, si vas a usarlos, primero aplica el ácido hialurónico y después el aceite esencial.

 


 

 

Regala Primor

Compra nuestra tarjeta de regalo digital
¡y despreocúpate!

Tarjeta Regalo
Tarjeta Regalo
Tarjeta Regalo

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total productos (impuestos inc.)
Total envío: (sin IVA) ¡Envío gratuito!
Total (impuestos inc.)